Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción - El Fresno

Ubicación: Plaza de la Iglesia
La iglesia parroquial de El Fresno es obra del S.XIX. Fue consagrada en 1803 bajo la advocación de Nuestra Señora de la Asunción. Construida sobre una ermita anterior (Virgen del Socorro), venía a sustituir al anterior templo parroquial, que se encontraba alejado del núcleo urbano y que estaba dedicado a Nuestra Señora de Galindos (Asunción de Galindos).

Litúrgicamente orientada, es de trazas clasicistas, aunque con un muy pobre aspecto exterior, dominado por el sillarejo con refuerzo de sillares en las aristas, y espadaña a los pies.
En el lienzo de poniente destaca sobremanera la espadaña de ladrillo, en vivo contraste con la mole pétrea. Está dividida en dos cuerpos, con tres vanos para campanas separados por pilastras clasicistas y unos remates de piedra a modo de pináculos. Dos elementos rompen la monotonía del gran muro granítico: un óculo moldurado en su intradós y la puerta de ingreso, con un arco rebajado y adornado con una moldura de bocelón.

La cabecera está precedida de un pequeño crucero sobre elevado con cubierta a cuatro aguas (y bóveda cupuliforme al interior), mientras que los brazos tienen menor altura, la misma que el presbiterio, éste con testero plano.

El interior de la iglesia ofrece hoy un aspecto de obra muy reciente. El templo sufrió en 1961 el derrumbamiento de sus bóvedas originales. Tuvo que estar la iglesia mucho tiempo sin cubiertas hasta que en dos obras sucesivas, en 1963 y 1966, se completara la reconstrucción, sin atender en muchos aspectos a la obra original. Se cubre hoy con techo plano enyesado y tiene pocos vanos; el enlucido de toda la iglesia contrarresta así la posible oscuridad. Cuatro pilares clasicistas soportan una bóveda cupuliforme sobre pechinas, sin ningún tipo de decoración. Se completa la obra con el presbiterio, de testero plano y con dos sacristías a ambos lados, hoy está sobre elevado, como parte de una intervención reciente.

A consecuencia del derrumbe de las bóvedas y las sucesivas obras de reconstrucción, la obra escultórica quedó muy mermada. No hay ningún retablo, sino imágenes exentas, destacando algunas tallas de madera dispersas por la iglesia (Crucificado de madera, obra a caballo entre los SS. XVII -XVIII). De 1867 data una Virgen con el Niño, como figura en una inscripción oculta bajo los vestidos. Es una imagen de vestir, obra de don Ramón Álvarez profesor de dibujo de un instituto zamorano, muy querida en el pueblo por la alegre expresión del Niño.

Suscríbete a nuestra newsletter.

- Nueva Newsletter de la Mancomunidad del Valle Amblés -

©2018 Mancomunidad Valle Ambles | Todo el contenido (Literatura y Fotografía) desarrollado por D. Jesús Caballero Martín, a través de (Castellum S.Coop.).