Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora

Padiernos

Ubicación: Plaza de la iglesia.

Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora

La fábrica de la iglesia de Padiernos es de mampostería de granito encintada con mortero de cal. Vanos, esquinas, cornisas y contrafuertes se refuerzan con buena cantería de sillares de granito.

Litúrgicamente orientada, la cabecera es cuadrangular que, cubierta con bóveda de aristas con adornos, comunica con la nave a través de un gran arco de medio punto. Es de nave única dividida en tres tramos de bóveda de cañón; el crucero queda poco marcado al exterior. A los pies se emplaza el coro, que apoya en un pilar central que descansa sobre un alfarje decorado. Es de madera abalaustrado, cargando sobre una viga de madera con decoración vegetal.

Al exterior, a los pies se levanta una espadaña, reforzada con un gran contrafuerte que asciende desde la superficie y que da a la construcción un aspecto robusto, potenciado por la escasa altura de la espadaña con respecto a la nave. Fabricada con sillares de granito, consta de dos cuerpos:

  1. Cuerpo rectangular, que se levanta a partir de la cornisa del tejado, dividido en dos calles en las que se abren sendos arcos de medio punto, individualizados y enmarcados por pilastrillas. Culmina en una cornisa sobre la que se levanta el frontón.
  2. El segundo cuerpo lo constituye un frontón, típicamente barroco, dividido en dos subcuerpos. El inferior con un arco de medio punto en la zona central, y en los extremos, apoyando en la cornisa en la que remataba el primer cuerpo, se erigen dos bolas de granito sobre peana típicas del momento. Tras una pequeña cornisa, la espadaña remata en un frontón propiamente dicho de forma semicircular.

En la fachada meridional se adosó un pórtico soportado por columnillas que se levantan desde una balaustrada de sillares. Este portalillo da paso a la iglesia a través de un arco de medio punto de gran dovelaje. Por el septentrión se abre otra puerta, también en arco de medio punto. Delante del pórtico se emplaza una cruz de granito sobre peana troncopiramidal, en la que se puede leer su fecha de colocación (1663) y quién la dedica: Muñoz y María, su mujer.

Entre la cabecera y la sacristía hay un osario con relieve de una calavera e inscripción que reza lo siguiente: “UN PADRE NUESTRO/ I UN AVE MARÍA/ POR AMOR DE DIOS/ REQUIES CANT IN/ PACE” (S.XVII).

El conjunto de la edificación es de cronología barroca (S.XVII).

En el interior destacan tres retablos emplazados en el presbiterio, todos ellos de estilo barroco del S.XVIII. El retablo mayor se levanta desde un banco, mostrándose dividido en tres calles y un ático tripartito. Las imágenes que contiene son: Asunción de la Virgen (S.XVIII), Santo Obispo (S.XVI), Santo Domingo de Guzmal (S.XVI) y Jesucristo Crucificado (S.XVI).

A los lados de las naves hay otros dos retablos también del S.XVIII, que cuentan con tres imágenes interesantes: dos Cristos Crucificados del S.XVI y una imagen de la Inmaculada del S.XVI.

Respecto a las manifestaciones pictóricas, destaca en el retablo mayor la representación del sacrificio de Isaac (S.XVIII); en los retablos colaterales del presbiterio se han repartido los restos de un desaparecido retablo pictórico del S.XVI, en los que aún se pueden contemplar las figuras de San Francisco, Santa Catalina, un Calvario, San Pedro, San Pablo y Santo Domingo de Guzmán.

Otros elementos relevantes son un órgano y un fragmento de púlpito de piedra del S.XVII.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar