Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

Riofrio

Ubicación: calle Palacio.

Iglesia de Riofrio

Litúrgicamente orientada, la iglesia de Riofrio está construida en sillería, con torre-campanario a los pies, cabecera gótica, con contrafuertes en las esquinas, testero recto y decoración de bolas en la cornisa (propias del tardo-gótico abulense), dejando los motivos renacentistas de principios del XVI para las entradas. El cuerpo de naves tiene cubierta a dos aguas, de menor altura que la cabecera, y todos los vanos son de medio punto, típicos del XVI. La cabecera se refuerza con cuarto contrafuertes en sus esquinas, quedando cubierta a cuatro aguas y decorada con bolas en la cornisa; destaca la fábrica de sillar.

La torre, por su parte, también de buena fábrica. Consta de dos cuerpos; el inferior con vanos correspondientes a la caja de escalera, y el superior, con ocho vanos para campanas. El lienzo septentrional, presenta volumetría irregular por las partes de torre y sacristía salientes, y no ofrece vanos, sino solamente el ingre, al típico modo abulense del siglo XVI, con medio punto y gran dovelaje hasta el suelo.

El interior es espacioso, con tres naves individualizadas por arcos de gran luz de traza tardo gótica, que apoyan sobre columnas renacientes tipo toscanas con plinto, las extremas adosadas al pilar gótico correspondiente. El muro de los pies es recto, con un óculo a gran altura en el lugar del ausente coro. El cuerpo de las naves se cubre con armaduras de madera, de par y nudillo con tirantes, muy rústicos y sin decoración en la central y de cabecera, precedida de un gran arco triunfal gótico ligeramente apuntado; luce una buena bóveda de terceletes y combados con claves y ménsulas con bolas en las esquinas, todo del tardo gótico, a caballo entre el S.XV y S.XVI.

Apuntar por último la entrada de la sacristía, con un arco conopial con decoración vegetal entre las enjutas.

Destaca el retablo mayor, churrigueresco del XVIII con su típica decoración de racimos, guirnaldas, columnas salomónicas con motivos eucarísticos. Merecen especial mención dos imágenes exentas que acoge: un Calvario con fondo de arquitecturas pintadas (repintadas), sobre el que destaca el Crucificado, talla policromada de características góticas, con rostro barbado, tres clavos y paño de pureza muy largo y con los pliegues muy torpes. La anatomía queda bien marcada en el pecho, siendo curiosa la disposición de los pies para adaptarse al clavo único. Es una imagen de valor artístico.

En la calle central del primer cuerpo, presidiendo el retablo, se emplaza una Asunción dieciochesca policromada y con ojos de vidrio. No lleva las manos en el pecho a la manera de algunas Inmaculadas, sino los brazos abiertos y dirigiendo la vista a lo alto. Tanto túnica como el manto, decorado con estrellas sobre el azul, lucen un tallado muy enérgico y anguloso que da a la obra un aspecto algo áspero.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar