Iglesia de Muñana

Muñana

Ubicación: plaza de la Iglesia.

Arquitectura

Del S.XVI (renacentista), su construcción se inicia por la cabecera que data de principios del S.XVI (gótico final); las últimas obras son del S.XVIII. La planta es de cruz latina, con la cabecera orientada al Este, y ejecutada en perfecta sillería en toda su construcción.

En conjunto, dominan los trazos renacentistas, aunque se advierten elementos góticos en bóvedas, arcos y entradas de las ventanas de iluminación, así como la imposta corrida a media altura de los muros. La cabecera hexagonal es de principios del S.XVI, con fuerte personalidad del gótico final. Está cubierta con bóveda de crucería nervada. Al exterior ofrece cinco castillos torreados, y al interior concluye en un arco baquetonado, donde arrancan las arquerías que separan las naves.

Posteriormente se construyeron las tres naves (una central y dos laterales), individualizadas por dos pares de arcos de medio punto, muy amplios, de trazo renacentista, asentados sobre columnas de fuste liso y capiteles adornados con follaje muy variado, y amplias bases cuadrangulares, adornadas igualmente en sus frentes por figuras geométricas, rosetones y motivos vegetales. Están cubiertas por un artesonado, adornado sobriamente con diente de sierra y otros motivos característicos de los SS.XVII-XVIII, que descansa sobre la imponente fábrica de sillería. Ofrece un crucero poco marcado al exterior. El coro se ha eliminado.

La sacristía (1667) se adosó al muro Norte de la Capilla Mayor, guardando en su conjunto exterior las líneas de construcción del templo.

Por el mediodía se abre un gran arco de medio punto con hornacina, a la que se la ha añadido un portal con bóveda de cañón rebajada, formada por sillares almohadillados y rosetón en la clave. Sostiene el conjunto dos pilastras toscanas con doble juego de estrías en los fustes, rematado el conjunto en cornisa moldurada. Corona el pórtico un frontón triangular con bolas en los extremos (estilo herreriano). El acceso al templo se hace a través de un arco de medio punto asentado sobre pilastras dóricas, en cuyo centro se advierte una hornacina de pequeñas dimensiones y bien labrada.

La torre es una pequeña espadaña del S.XVII que, con un marcado estilo herreriano, corona el templo. En ella se abren dos ventanas simétricas en un primer cuerpo; sobre este se erige un segundo cuerpo con un arco, también de medio punto. Este cuerpo remata en un frontón semiesférico.

Escultura y pintura

El retablo mayor data de 1753. Está adosado al muro posterior y adaptado al muro del quiebro, ocupando tres lados del hexágono de la Capilla Mayor. Queda conformado por un cuerpo central, de tres calles y un ático. En el cuerpo central, por debajo de la hornacina ocupada por la imagen de San Esteban Protomártir (principios del S.XVI), se sitúa el ostensorio baldaquino. En el ático se encuentra un Calvario (S.XVI), a un lado de Cristo Crucificado, San Juan, y al otro, la Virgen María. En sendos cuerpos laterales se hallan unas pinturas meritorias: una representa a San Pedro Apóstol, del S.XVII, con influencia de Ribera; la otra representa a María Santísima y su Presentación en el Templo, del S.XVII, con influencias de Murillo.

En el mismo presbiterio se ubican otros dos retablos gemelos del S.XVIII, con imágenes del mismo siglo: San José con Niño (de la escuela de Alonso Cano) y Cristo atado a la columna.

En el testero de ambas naves laterales hay otros dos retablos gemelos, con imágenes del S.XVIII.

Bibliografía.

  • Jiménez Ballesta, J. (1994): Historia de Muñana. Un lugar del Valle de Amblés. Algunos aspectos de Múñez, Ávila.
  • Inventario del Obispado de Ávila

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar