Iglesia de San Blas

Poveda

Al mediodía de la localidad y fuera del caserío, sobre un altozano que domina gran parte del Valle Amblés, ofreciendo una bella panorámica del valle.

Iglesia de Poveda

Litúrgicamente orientada, posee cabecera única y una sola nave, con accesos en sus alas septentrional y meridional, y espadaña a los pies. La fábrica es de sillarejo, con refuerzo de sillares en vanos y esquinas.

La cabecera es semioctogonal, con dos puertas por las que se comunica con un trastero y la sacristía a izquierda y derecha respectivamente. Se cubre con una armadura de gran artesón, de la misma forma que la planta, esto es, con tres paños sobre el testero y uno junto al arco triunfal, construida con estrellas de 8 puntas y crucetas en el almizate y a mitad de los faldones, y decorada con estilizaciones vegetales, flores hexapétalas, círculos solares y otros motivos geométricos, coloreados en negro sobre el fondo natural de la madera, característicos del S.XVIII.

Por un arco de medio punto de granito sobre impostas molduradas, se comunica con la nave, cubierta con otra armadura de par y nudillo del mismo estilo constructivo y decorativo que la anterior, que se vuelve a repetir en el frente y barandilla del coro.

El ingreso se hace a partir de un arco de medio punto liso, al mediodía, aunque en el paramento septentrional, y por el exterior, se puede observar una puerta adintelada tapiada. La entrada meridional está precedida de un pórtico sobre dos columnas de capiteles jónicos, las cuales, por la posición de las volutas formando ángulo, se suponen reaprovechadas de otra construcción, tal vez de las esquinas de un patio del S.XVI.

A los pies, y destacando por su volumen y por su aparejo de sillería en el muro de cerramiento, se levanta sobre una amplia base rematada en cornisa la espadaña, de dos arcos grandes para campanas y otro superior más pequeño bajo frontón triangular y entre bolas escurialenses, todo ello muy clásico.

Por la tipología de la planta, hubo de construirse en e S.XVI, o al menos al final del siglo se concluyó si consideramos el estilo herreriano de la espadaña. Las cubiertas dieciochescas responderían a una reposición de las cubiertas por ruina o incendio de las originales.

En el interior destacar una popular imagen de San Blas en madera policromada del S.XVI, así como el retablo Mayor de San Andrés (S.XVIII)

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar