Necrópolis de Los Rodeos

Riofrio

Ubicación: El yacimiento “Los Rodeos”, en la margen derecha de la carretera AV-900, en dirección a Burgohondo.

Los Rodeos

Junto a las estructuras murarias pertenecientes al despoblado de “Los Rodeos”, se localizaron un total de tres sepulcros excavados en roca que no forman conjunto. Una responde al tipo fusiforme, orientada O-E; la segunda es de planta rectangular, con orientación E-O.; la tercera, de planta trapezoidal, es la de mayor calidad, emulando a un sarcófago exento, quedando adherido al bloque granítico por la base exclusivamente.

La ausencia de referencias explícitas sobre este tipo de enterramientos en las fuentes medievales han llevado a los investigadores de este periodo a considerar que tales enterramientos habrían sido anteriores y que para el momento en el que comienzan a desarrollarse las fuentes documentales (S. XII) y a ser relativamente abundantes (S. XIII) tales necrópolis se encontrarían desfuncionalizadas. De esta manera parece que el inicio este tipo de enterramientos ha de situarse en torno al siglo VII y el término de su apogeo no podría llegar más allá del S. XI, en un periodo inmediatamente anterior al proceso de “repoblación” que se produjo en la Extremadura del Duero a finales del S. XI. La morfología de las tumbas no es, aparentemente, indicio de su cronología pues se observa como en una misma necrópolis existen ejemplares de diferentes tipos, lo cual impide una seriación cronológica a partir de la forma.

Los sitios formados por una tumba, o por un pequeño núcleo de sepulcros, responden a inhumaciones aisladas, a la reclamación de derechos de propiedad, a un control familiar de la localización y a una memoria básicamente familiar, no comunitaria (como lo serían los cementerios más numerosos). Suponen auténticos monumentos campesinos que, emplazados en lugares visibles desde las áreas cercanas, se asocian a una memoria familiar.

Las necrópolis excavadas en la roca son frecuentes en las zonas serranas de la provincia de Ávila, correspondiéndose con áreas sepulcrales cristianas que pertenecerían a pequeñas comunidades de aldea dispersas por las sierras, cuya base económica fue la ganadería, y que se mantuvieron al margen de los focos de influencia, por lo que conservaron numerosos arcaísmos.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar