solosancho-robledillo Robledillo

Robledillo

Datos generales

Municipio:  Solosancho
Altitud:  1130 m

Arquitectura tradicional

Morfología urbana de Robledillo

El caserío de Robledillo se vertebra en torno al Cordel de Sonsoles, que transpuesto el arroyo de Berrocal de Duza y en las inmediaciones de la localidad de la Hija de Dios, converge con el Cordel de Ávila o Carretera Vieja de Ávila a Talavera de la Reina, para, posteriormente, afluir en la Real Cañada Leonesa Occidental. El caserío de Robledillo se desarrollará, desde el margen izquierdo del cordel, paralelo a la ribera izquierda del curso del arroyo de Berrocal de Duza y basándose en dos calles principales, paralelas entre sí y al cauce, que parten del cordel. Apoyado en el cordel y en estas dos vías, se extiende el caserío en base a la yuxtaposición de manzanas, irregulares y quebradas, individualizadas por calles angostas e, incluso, tortuosas, que desembocan en las calles principales.

Con posterioridad se produce un ensanche desde el cordel hacia al Norte, con un desarrollo lineal a lo largo del camino que comunica Robledillo con Baterna (vereda pecuaria que enlaza de Norte a sur el Cordel de Ávila con el de Sonsoles).

Cada manzana está configurada por 2-4 viviendas con sus estancias complementarias. No se crean ámbitos libres que puedan considerarse plazas, excepto un amplio espacio que se origina en la fusión de las calles principales con el cordel, plaza La Ruta, con una fuente ornamental característica de la primera mitad del S.XX, y que, dado que sus aguas proceden de buenos manantiales de la sierra, aún hoy es utilizada para el abastecimiento doméstico.

Las tenadas son un elemento esencial dentro del tejido urbano. Se disponen formando manzanas de reducidas dimensiones en el área periurbana o formando parte de las estructuras complementarias de las viviendas (diferencia significativa con respecto a otras localidades, en las que dentro del caserío aparecen agrupadas entre sí, pero individualizadas de las manzanas de viviendas).

La iglesia se construye en los años 70 del S.XX, no teniendo ningún interés arquitectónico.

Pascual Madoz, a mediados del S.XIX, se refiere a Robledillo como un anejo de Solosancho, constituido por 44 casa inferiores, sin ningún establecimiento público. Tiene varias fuentes de excelentes aguas, minas de plomo y canteras de piedra buena.

Tipología de viviendas de Robledillo

A pesar de la escasez de arquitectura vernácula que se ha preservado, Robledillo es un característico ejemplo incluido, según la clasificación de Félix Benito Martín, dentro de los núcleos de baja densidad y edificación con corral delantero del piedemonte septentrional del Sistema Central o MODELO 6, más concretamente en el MODELO 6 B desarrollado en la vertiente Norte del Sistema Central (donde se incluye el Valle Amblés). Dentro del Modelo 6 B pertenece al subtipo de viviendas de disposición arcaica con corral profundo y pequeño cuerpo edificatorio y de fachada.

Bibliografía.

  • Benito Martín, F. (1998): Arquitectura tradicional de Castilla y León, V. I y II, Salamanca.
  • González-Hotaria, G. et alli (1985): El arte popular en Ávila, Ávila.
    Madoz, P. (1845-1850): Diccionario geográfico-estadístico e histórico de España y sus posesiones de ultramar. Ávila. Madrid.
  • Navarro Balba, J.A (2004): Arquitectura popular en la provincia de Ávila, Institución Gran Duque de Alba

Elementos de interés

Ubicación: calle Potro, fuera del caserío tradicional.

De uso público, se erige en lo que sería el barrio ganadero de la localidad. Como su propia denominación sugiere, sirvió para el herraje de reses vacunas y caballerías.

Consta de 4 bloques monolíticos de granito de 1,90 m de altura, muy toscamente desbastados, en los que se insertan 3 vigas de madera. El yugo sirvió de soporte para atar las astas de la res. Uno de los elementos laterales llevaría unos cinchos de cuero que se enganchaban en el madero opuesto; se denomina rodillo, y tenía la facultad de actuar como tal, girando y tirando de las correas hasta que se elevaba la res. Los pequeños bloques de granito encastrados en el suelo servían para colocar las patas del animal.

Este importante elemento dentro de la economía tradicional del mundo rural se relacionaba directamente con la fragua. En Robledillo se conserva una fragua, que dataría de mediados del S.XX, en la calle del mismo nombre, pero que no conserva ninguno de los elementos que caracterizan estos centros artesanales.

Como en la localidad de Solosancho, los hornos de Robledillo, son pequeños edificios aislados que se emplazan en el interior del caserío, ocupando pequeños espacios creados en las afluencias de calles secundarias en otras principales.

La localidad de Robledillo conserva dos de estos espacios artesanales de uso público, donde los vecinos cocían su pan.

En función de la población, los pueblos del municipio de Solosancho contaban con un número variable de hornos, generalmente uno por cada barrio. Con un carácter público y uso compartido, los vecinos iban a cocer su propio pan por turno o vez. En la actividad de cocer participaba toda la familia: el hombre calentaba el horno y la mujer preparaba la masa y a continuación cocía.

  1. Horno de calle del Horno. Pequeño edificio de planta rectangular, orientado al saliente. La fábrica es de mampostería de granito concertada y asentada con algún ripio sin encintado. No tiene subdivisiones internas y es de planta única, con la cubierta, a doble agua, perpendicular a la fachada. El único vano es la puerta de acceso, enmarcada con mampuestos bien desbastados y un dintel también de granito. El horno de pan, al fondo de la estancia, está bien conservado.
  2. Horno de calle El Lugar. Este edificio está arruinado, pudiéndose discernir la planta rectangular de mampostería de granito, concertada y asentada con ripios.

Ubicación: calle Carretera, formando parte de una de las manzanas que se levanta junto al trazado del cordel, suponiendo un edificio que responde, según la clasificación de Félix Benito Martín, al modelo de los núcleos de baja densidad y edificación con corral delantero del piedemonte septentrional del Sistema Central o MODELO 6, más concretamente en el MODELO 6 B desarrollado en la vertiente Norte del Sistema Central. Pero si globalmente el pueblo se incluye dentro del subtipo de viviendas de disposición arcaica con corral profundo y pequeño cuerpo edificatorio y de fachada, este inmueble es una de las excepciones, pudiéndose incluir en el subtipo de disposición más formalizada y cuerpos delanteros más potentes y cubiertos que cobijan el acceso al corral.

El acceso desde la vía pública se realiza por un corral amplio, a través de una puerta que, sin ser carretera, es de mayores dimensiones a las normales. La puerta está enmarcada entre grandes sillares de granito, respondiendo al tipo de entrada en el que se construye un cuerpo delantero del corral, compuesto de cuadras, que repiten la composición de doble vertiente, aunque en menor tamaño, de la vivienda, creándose una entrada en pasillo cubierto, encuadrado entre edificios auxiliares. Hacia el exterior la puerta queda protegida por un pequeño tejadillo.

El conjunto de la construcción ofrece una forma de tendencia rectangular. El corral distribuye el espacio, abriéndose hacia él los accesos de las distintas estancias auxiliares adosadas a la tapia del corral –cuadras, gallineros, pajares, …- y la fachada del cuerpo principal o vivienda/posada, la cual queda oculta desde la vía pública. Las tapias son altas.

En conjunto, la edificación ofrece al exterior un aspecto robusto y macizo motivado por la ausencia de vanos: al margen de la puerta de acceso al corral, no existe ningún vano a la vía pública. A esta imagen contribuye la fábrica de mampostería de granito gris, asentada con ripio, empleada en la construcción de los muros. Las juntas entre mampuestos se cubren con un encintado de mortero de cal, no sólo en la vivienda, sino en el resto de edificaciones auxiliares.

La vivienda/posada, con la fachada abierta al corral y orientada al mediodía, es de dos plantas.

La cocina se manifiesta al exterior por la enorme abertura que supone la chimenea de la lumbre, la cual se exterioriza en el tejado mediante una voluminosa estructura troncopiramidal. Las cubiertas son de similares características para vivienda y edificios auxiliares, con tejados a doble agua, paralelos a la fachada, a base de teja árabe “a canal y cubierta”. Los faldones son cortos. El alero se logra con teja vuelta.

Perpendicular al conjunto descrito, se levanta lo que sería la cochera de las carrocerías, al que se accede a través de una gran puerta carretera, protegida por un tejadillo, prolongación del tejado.

Dentro del conjunto arquitectónico de Robledillo será la tenada el elemento más representativo e identificativo; también es la manifestación de arquitectura popular mejor preservada. Este tipo de arquitectura aparece disperso por todo el caserío, observándose importantes diferencias, en cuanto a su morfología, dependiendo de su ubicación dentro del casco urbano:

  1. Interior del caserío, donde las tenadas se construyen de manera individual, pero siempre asociadas a la vivienda o a sus edificios complementarios. Puede aparecer en el interior del corral, o adosada a la estructura por el exterior. En pueblos próximos, como Baterna o Salobralejo, este fenómeno no se produce, quedando las tenadas aisladas.
  2. Periferia del caserío, donde las tenadas se asocian a amplios corrales, de tapia baja y tosca fábrica de mampostería desconcertada de granito en seco.
    Se disponen varios corralones compartiendo medianerías. La tenada ocupa el extremo occidental, orientada al saliente, único lateral completamente abierto; por el resto, entre los monolitos o pilastras, se proyecta la pared del corral con la misma altura, quedando parcialmente cerrada la estructura.
  3. Entradas de corrales, cuyo tejadillo tiene una cubierta a base de piorno, sirviendo de leñera. Esta es una manifestación muy común en toda la comarca.

Tipológicamete las tenadas de Robledillo se pueden clasificar en:

  • Tenadas ejecutadas a partir de 4 ó 6 grandes monolitos de granito, toscamente tallados, colocados verticalmente y distribuidos geométricamente en cada uno de los laterales de la construcción en caso de utilizarse 6 unidades (estas últimas se coinciden con las tenadas de la periferia). Sobre estos pilares se dispone la cubierta, lograda con un entramado de rollos de madera cubierto por varias capas de ramos que impermeabilizan la techumbre; esta techumbre sirve de almacén de ramos para ser consumidos en la lumbre (los ramos son traídos de la sierra próxima, donde esta planta arbustiva es muy abundante; no almacenan ramajes de encina, hecho que sí se da en las tenadas de las localidades más próximas a la Sierra de Ávila, la cual desarrolla monte de encinas). El suelo lo constituye la proyección del propio suelo de la calle. No hay ninguna tenada abierta por todos sus laterales; únicamente queda abierta por el frente de entrada. Los otros laterales quedan parcialmente cerrados, como es el caso de las existentes en corralones; las que se ubican en el interior del caserío quedan completamente cubiertas, pudiendo utilizar como cierre alguna de las paredes de la construcción a la que se adosa.

Su función, al margen de almacenes de combustible vegetal, es servir de cochera para guarecer los carros y para que las bestias se protegiesen de las inclemencias meteorológicas.

  • Tenadas que en su estructura no utilizan monolitos de granito. Todas distribuidas por el interior del caserío. Están concebidas con mampostería de granito desconcertada que cierran tres frentes, en el caso de que sean utilizadas como cocheras, o los cuatro. Estas últimas, de menor altura, disponen de una pequeña y baja puerta de acceso, utilizándose como pocilgas.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar