sotalbo-riatas Riatas

Riatas

Datos generales

Municipio:  Sotalbo
Altitud:  1120 m

Arquitectura tradicional

Riatas se asienta en el reborde meridional del Valle Amblés, en un terreno ondulado previo a las primeras estribaciones de la Sierra del Zapatero (Sierra Peñalgüete). Se asienta en la margen izquierda del río Muñico o Picuezo, curso fluvial que delimita el caserío por el saliente.

Morfológicamente, el tejido urbano tiene una disposición reticulada, generando por unas pocas manzanas rectangulares que se disponen generando calles rectilíneas.

Por la periferia aún se conservan algunas tenadas, elemento que fue muy común en toda la comarca.

Su función fue guarecer los carros y/o caballerías de las inclemencias del tiempo, así como la leña para el invierno, incluso el grano en tiempos de cosecha.

La tipología constructiva de las tenadas de Riatas siguen el modelo generalizado en la comarca: cuatro monolitos de granito, toscamente desbastados, trazan una estructura rectangular y sujetan una techumbre a partir de rollos de madera; la cubierta se completa con la superposición de capas de ramos de piorno, y retama que sirven de aislante, siendo repuestos anualmente, básicamente porque durante el invierno eran consumidos en las lumbres, luego las tenadas también cumplían una importante función como leñeras.

Pascual Madoz, a mediados del S.XIX, se refiere a Sotalbo como un núcleo con 130 casas distribuidas en 4 barrios, denominados Sotalbo, Riatas, Bandadas y Palacios. Hay casa de Ayuntamiento, que sirve también de cárcel y escuela de ambos sexos. Hay varias fuentes de buenas aguas de las cuales se utilizan los vecinos y una iglesia parroquial, Ntra. Sra. de la Purificación. Tiene un anejo en Mironcillo. El cementerio, situado al N, no perjudica la salud pública. Comprende dos despoblados titulados Los Lázaros y Belchos. … y en la cima de una elevada sierra un castillo, propiedad del Duque de Medinaceli, obra del tiempo del feudalismo; y le atraviesa el río Muñico, cuyas aguas dan impulso a las ruedas de 6 molinos harineros.

Se incluye Riatas dentro de los núcleos de baja densidad y edificación con corral delantero del piedemonte septentrional del Sistema Central, concretamente el desarrollado en la vertiente Norte del Sistema Central. Dentro del modelo de vivienda serrana, el tipo de casa que caracteriza el tejido urbano es la de disposición arcaica con corral delantero profundo y pequeño cuerpo edificatorio y de fachada, con la vivienda al fondo del corral, ocultando su fachada a la calle.

Bibliografía.

  • Benito Martín, F. (1998): Arquitectura tradicional de Castilla y León, V. I y II, Salamanca.
  • González-Hotaria, G. et alli (1985): El arte popular en Ávila, Ávila.
  • Madoz, P. (1845-1850): Diccionario geográfico-estadístico e histórico de España y sus posesiones de ultramar. Ávila. Madrid.
  • Navarro Balba, J.A (2004): Arquitectura popular en la provincia de Ávila, Institución Gran Duque de Alba

Elementos de interés

Ubicación: en la margen izquierda del río Muñico o Picuezo, en la periferia del caserío.

La fragua en la que se forjarían las herraduras que, en este potro de uso público, se emplearían, ha desaparecido.

Constan de 4 bloques monolíticos de granito, muy toscamente desbastados, que, creando un espacio cuadrangular, sirvieron para ensamblar otros elementos de madera: el yugo o soporte donde se ataban los cuernos del animal, y dos travesaños laterales, uno fijo y otro giratorio (rodillo), que servía para tirar de unos cinchos hasta que la res se elevaba; no conserva ninguno de estos elementos de madera. En la base prevalecen 2, los delanteros, de los 4 bloques de granito que, con un rebaje en la cabecera, sirvieron para colocar las patas del animal.

El oficio de herrero y herrador, unido en la misma persona, era crucial dentro del ámbito rural, en el que la base de la economía era la agricultura y ganadería. El herrero producía herramientas y útiles, y el herrador fabricaba las herraduras. La relevancia de estas actividades hizo que los ayuntamientos poseyeran una fragua y un potro de herrar, que cedían gratuitamente al artesano para que prestase el servicio. Estas infraestructuras se disponían a las afueras de los núcleos urbanos, evitándose molestias a los vecinos.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar