Tipología de viviendas de Valle Amblés y Sierra de Ávila

El Valle Amblés y la vertiente meridional de la Sierra de Ávila se incluyen, en lo que se refiere a su vivienda tradicional y edificios auxiliares, en el modelo de VIVIENDA SERRANA o casa que atiende a un modelo económico mixto, que organiza el espacio como un recurso para la explotación agropecuaria, en el que la ganadería constituye el factor fundamental en su desarrollo; la ganadería se complementa con actividades agrícolas para el consumo propio. Por ello el corral adquiere gran importancia dentro del programa general de la vivienda.

En la provincia de Ávila, este modelo se desarrolla en zonas de montaña y valles altos, en los que se incluye el Valle Amblés y la vertiente meridional de la Sierra de Ávila, que por ser áreas de transición a la la llanura esteparia que se desarrolla al norte de la Sierra de Ávila, ofrece algunos matices propios.

Dentro del modelo de vivienda serrano se caracterizan cuatro tipos:

  • Tipo 1. Viviendas con grandes corrales delanteros, a los que se accede por grandes portones o puertas carreteras, necesarias para el tránsito de carros. La vivienda se levanta al fondo del corral, quedando su fachada oculta a la calle. Por lo general conforman manzanas articuladas en hileras. Este tipo, presente en el fondo del Valle Amblés y testimonial en los rebordes montañosos y en la sierra de Ávila, es característico de los valles altos del Tormes y del Alberhe.
  • Tipo 2. Viviendas de disposición arcaica con corral delantero profundo y pequeño cuerpo edificatorio y de fachada. La vivienda se levanta al fondo del corral, quedando su fachada oculta a la calle. Es el tipo más común del Valle Amblés y vertiente meridional de la Sierra de Ávila, convirtiéndose en prácticamente exclusivo en los núcleos asentados en el reborde montañoso, o piedemonte de las sierras del Zapatero y La Serrota, que delimita el Valle Amblés por el mediodía

En ambos tipos el acceso desde la vía pública se realiza a través de un corral, estrecho y de reducidas dimensiones en el Tipo 2, y de grandes dimensiones en el Tipo 2, desarrollándose variantes intermedias en cuanto a forma y tamaño; en cualquier caso, el conjunto de la construcción ofrece una forma de tendencia rectangular. El corral distribuye el espacio, abriéndose hacia él los accesos de las distintas estancias auxiliares adosadas a la tapia del corral –cuadras o establos, gallineros, pajares, …- y la fachada del cuerpo principal o vivienda, la cual queda oculta desde la vía pública. Suele estar empedrado con toscas lanchas de granito. Las tapias son altas, quedando oculto desde el exterior.

En conjunto, la edificación ofrece al exterior un aspecto robusto y macizo motivado por la ausencia de vanos: al margen de la puerta de acceso al corral, el resto de aberturas son muy escasas y de dimensiones muy reducidas. A esta imagen contribuye la fábrica de mampostería de granito berroqueño, asentada con ripios, empleada en la construcción de los muros. El granito se puede combinar con otras piedras (cuarcitas, gnéis,..) en aquellos lugares en los que existe esa disponibilidad. El adobe, en paredes laterales, se utiliza con cierta frecuencia. Las juntas entre mampuestos se cubren con un encintado de mortero de cal en la vivienda, sistema que en ocasiones se aplica a otras edificaciones.

En dinteles, jambas, umbrales y aristas se introducen sillares, sillarejos o mampuestos bien desbastados. Las divisiones internas son de adobe, revocadas con barro y blanqueadas con falbiegue.

La vivienda, con la fachada abierta al corral y orientada al mediodía, es casi sistemáticamente de planta baja con sobrado o doblado que sirve como granero –el cereal se depositaba en trojes compartimentadas con adobe- y almacén de otros productos y enseres. Construcciones menos evolucionadas carecen de sobrado.

La planta es cuadrangular o rectangular. En algunos ejemplares el sobrado alcanza una mayor altura, generándose otra planta con balcón al corral cubierto por un tejadillo volado. En estos balcones resalta la balaustrada con listones de madera, en ocasiones con formas geométricas. A la vivienda se accede a partir de una sobria puerta, encuadrada en piezas de granito bien talladas y que se manifiesta en el tejado mediante una prolongación de este a manera de cobertizo. Uno o dos poyos flanquean la puerta.

El prototipo de vivienda consta de portal, desde el que se traza la escalera de acceso al sobrado, que distribuye el espacio a una despensa, a la sala, a la cual se abren los vanos para acceder a las alcobas, y a la cocina, que puede contar con un horno de pan, que se manifiesta al exterior de la vivienda a manera de pequeño ábside. En la cocina destaca la enorme abertura que supone la chimenea de la lumbre, la cual se exterioriza en el tejado mediante una voluminosa estructura troncopiramidal construida con adobe o ladrillo árabe; suele estar revocada con barro y enfoscada con mortero de cal ofreciendo algún esgrafiado floral esquematizada que da la nota delicada a la robustez general de la construcción; el signo representado más característico es el hexafoliado.

Las cubiertas son de similares características para viviendas y edificios auxiliares: tejados a doble agua, paralelos a la fachada. El sistema constructivo se base en un entramado de pendolones de rollos de madera, sobre los que se disponen cuartones o rollos de madera, los cuales se cubren mediante tablas o piornos. Por último, las tejas árabes “a canal y cubierta” asentadas en mortero de barro. Los faldones son cortos. El alero se logra con teja vuelta; en ocasiones, relacionado con edificios de tipología más moderna, se dan aleros basándose en frisos de ladrillo.

La separación de la planta baja del sobrado se hace mediante un entramado de rollos o cuartones de madera sobre los que se asientan tableros.

Elemento importante es la puerta de acceso desde la vía pública al corral, ofreciendo una diversa tipología:

– Puertas de reducidas dimensiones enmarcadas por mampuestos, sillarejos o sillares y dintel bien tallado de granito, aunque también puede ser en dintel de madera para las construcciones auxiliares.

Estas soluciones pueden presentar un tejadillo, el cual se logra mediante dos ménsulas de madera que sobresalen tanto al interior como al exterior. Sobre ellas se colocan sendos travesaños y dos o tres pendolones que permiten ejecutar un tejadillo a doble agua paralelo a la fachada. La cubierta puede ser de piorno o de teja.

– Propios del Tipo 1 son los grandes portones con puertas carreteras. Pueden tener tejadillo de teja o de piorno, siempre enmarcados por sillería.
– Construcción de un cuerpo delantero del corral compuesto de cuadras que repiten la composición de doble vertiente, aunque en menor tamaño, de la vivienda. En estos casos se crea una entrada en pasillo cubierto, encuadrado entre edificios auxiliares.

A ambos lados de las puertas de acceso a los corrales se colocaban los poyos de granito que sirvieron de asiento, y en torno a los cuales se desarrollaba una intensa vida social.

  • Tipo 3. Viviendas con corral trasero y fachada de vivienda abierta a la calle. Responden a un programa de economía mixta, siendo resultado de la mutua influencia entre la casa con función de base ganadera y la de explotación agrícola. Se localiza este tipo en el fondo del Valle Amblés (donde la agricultura tiene más relevancia que en las zonas propiamente serranas) y en la Sierra de Ávila, que supone la franja de transición entre la sierra y la llanura cerealista de La Moraña, comarca cuya vivienda se caracteriza por abrir la fachada a la vía pública y disponer de corral trasero.

La diferencia con la comarca de la cuenca sedimentaria del Duero radica en el material empleado: en la llanura cerealista el material predominante, ante la ausencia de piedra, es el adobe y el ladrillo, mientras que en Sierra de Ávila y Valle Amblés es la mampostería de granito berroqueño.

  • Tipo 4. Vivienda con corral-alveolo. Dentro de la morfología urbana, el alveolo es una forma que presenta el tejido urbano caracterizada por la existencia de espacios semicerrados, a modo de fondo de saco o callejones sin salida, al que se abren varias viviendas que comparten este espacio a manera de corral colectivo, al que se accede directamente desde la calle.

Característico de la vertiente septentrional de la Sierra de Gredos y de la Sierra de Béjar abulense, ejemplos de este tipo de viviendas los encontramos en Vadillo de la Sierra y Villanueva del Campillo, siempre conviviendo con otros tipos.

En cada una de las poblaciones que conforman la Mancomunidad de Municipios Valle Amblés predomina uno de estos tipos, pero siempre convivirán más de un tipo de vivienda.

Bibliografía

– Benito Martín, F. (1998): Arquitectura tradicional de Castilla y León, V. I y II, Salamanca.
Catastro del Marqués de la Ensenada (1751), depositado en el Archivo Provincial de Ávila.
– González-Hotaria, G. et alli (1985): El arte popular en Ávila, Ávila.
– Madoz, P. (1845-1850): Diccionario geográfico-estadístico e histórico de España y sus posesiones de ultramar. Ávila. Madrid.
– Navarro Balba, J.A (2004): Arquitectura popular en la provincia de Ávila, Ávila.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar